VENEZUELA/ El director general de FundaRedes, Javier Tarazona, se pronunció al respecto de las acciones de los últimos días contra los defensores de derechos humanos y activistas venezolanos, ante lo cual afirmó que aún con amenazas y judicialización no lograrán silenciar al gran movimiento de Derechos Humanos venezolano.

Desde FundaRedes expresaron su contundente rechazo a la criminalización de las organizaciones de derechos humanos en Venezuela, que ha arreciado en los últimos días con la detención de los miembros de Azul Positivo y las amenazas contra integrantes de Provea y de otras ONG.

Tarazona aseguró que quienes ocupan el poder en Venezuela, pretenden silenciar a los defensores de derechos humanos en un intento por ocultar lo que ocurre en el país. 

Asimismo, denunció que buscan impedir la asistencia humanitaria que estas organizaciones civiles han ofrecido a la población desasistida que enfrenta las consecuencias de la emergencia humanitaria compleja.

Advirtió Tarazona que lo ocurrido con los miembros Azul Positivo, es una detención arbitraria y una persecución sin razones, ya que se trata de una organización dedicada a la asistencia humanitaria en el estado Zulia con más de 16 años de labores, que solo ha atendido a ciudadanos desvalidos con programas destinados a personas con VIH y a promover la salud sexual, y ahora pretenden imputarles una serie de delitos.

El director de FundaRedes también alertó sobre las graves amenazas contra los miembros de la organización hermana Provea, que tiene más de 30 años en la defensa de los derechos humanos en Venezuela y que hoy quieren callar para detener sus actividades.

Javier Tarazona recordó que las organizaciones defensoras de derechos humanos en Venezuela trabajan para darle atención a miles de víctimas que a diario padecen las vulneraciones de sus derechos fundamentales, a quienes se les seguirá dando voz en todas las instancias que sean necesarias, sin importar las amenazas que lanzan buscando detener esa importante tarea que ha logrado demostrarle al mundo lo que hoy padecen los ciudadanos venezolanos.