VENEZUELA/ La propuesta de que el sector privado participe en el acceso y logística del proceso de vacunación contra COVID-19 en el país habría sido presentada formalmente al Gobierno nacional este miércoles, de acuerdo con la directiva de Fedecámaras.

Carlos Fernández, primer vicepresidente del ente gremial, ofreció detalles del plan que ha sido propuesto en vista de la situación en el país en cuanto a la demora en el inicio del proceso de vacunación con respecto a otros países, el incremento de contagios y, especialmente, el efecto negativo que tuvo la pandemia en la economía.

«Hemos diseñado un plan en conjunto con empresas y personas especializadas de dentro y fuera del país», aseveró.

Fernández indicó que el plan está pensado para, como solicitud inicial, traer al país 6 millones de dosis, que pudieran ser para 3 millones de personas o más dependiendo del tipo de vacunas que se logren adquirir.

Asimismo, señaló que el proceso de vacunación se realizaría en conjunto con 100 de las casi 300 clínicas privadas del país que tienen las capacidades para mantener la cadena de frío, pues cuentan con la posibilidad de generar energía alternativa cuando falla la electricidad.

El plan contempla que en cada una de esas 100 clínicas se vacunen a 500 personas al día, de manera que puedan vacunarse a 750.000 personas cada 15 días.

«El 80% se aplicaría a los trabajadores de las empresas privadas y sus familiares y el 20% se donaría a poblaciones vulnerables que nos indique el Estado», precisó el primer vicepresidente de Fedecámaras.

En concreto, habría cinco puestos de vacunación en cada clínica para que cada puesto aplique 100 vacunas, es decir, 500 diarias: 400 para el sector privado y 100 para sectores vulnerables.

La vacuna rusa Sputnik V es uno de los fármacos considerados en la propuesta, al igual que la vacuna de Johnson & Johnson y la china Sinopharm.

«Ya se adelantaron conversaciones con el embajador de Rusia para que nos facilite el contacto directo con los laboratorios y disminuir un poco los costos», detalló Fernández.

Agregó que «esto es un evento de responsabilidad social, nadie se va a ganar ni un centavo».

El vicepresidente de Fedecámaras resaltó que se están desarrollando sistemas de aplicaciones a través de teléfonos inteligentes para cruzar también información con el sistema público, con las compañías de seguros, e ir generando la mayor información acerca de quiénes fueron los vacunados.

Señaló que si se logra tener éxito en esta primera propuesta, se espera ampliar el proceso de vacunación en otras áreas, como personas que trabajen por su cuenta, microempresas, etc. Aclaró que el proceso no está circunscrito a las organizaciones afiliadas a los gremios, sino a cualquier empresa privada que así lo desee.

Sobre el tiempo estimado para este proceso, Fernández detalló que una vez esté aprobado lo referente a la implementación financiera a través de fideicomisos por firmas de auditoría de reconocida solvencia internacional, las primeras vacunas podrían estar aplicándose pasados entre 30 o 45 días siguientes.

«Hasta los momentos se tiene la voluntad política de que el sector privado coadyuve con el plan de vacunación», indicó Fernández durante una entrevista para Onda La Superestación.