VENEZUELA/ El vicepresidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Enrique Márquez, espera que el acompañamiento del bloque comunitario en calidad de observador para los comicios del 21 de noviembre se mantenga, pese a las declaraciones del Alto Representante del organismo Josep Borrell.

«Lo del señor Borrell es un impase solucionable y que estamos trabajando para resolver, hasta ahora la misión de la Unión Europea se mantiene en los mismos términos (…) las declaraciones no fueron convenientes, fueron inoportunas y con un contexto inadecuado», dijo.

Márquez se mostró convencido de que «a pesar de ellas y corrigiendo lo que haya que corregir la misión de la UE seguirá, con la importancia que tiene y por eso hay que tratarla con mucho cuidado, no se puede jugar con esto».

«Se trata de la primera vez que la Unión Europea visita como observador a Venezuela desde el 2006, esto es un gran avance para la democracia venezolana, independientemente de los problemas que tenemos que son muchos», señaló en entrevista en el programa «A Tiempo» de Unión Radio.

Ratificó que los distintos factores de la política venezolana coinciden en los beneficios de la presencia de delegaciones internacionales en el evento comicial. «Es un punto de inflexión en la política, porque se trata de recuperar la ruta, de confiar en la decisión del pueblo, de confiar en nosotros mismos».

Insistió en que pese a la realidad actual trabajan para ofrecer garantías óptimas a los electores. «La observación no es árbitro, viene a ayudar a observar y es parte de las garantías que se le da a la población y partidos políticos».