VENEZUELA/ La Encuesta Nacional de Hospitales (ENH) alertó que durante el año 2022 el 59% de los centros de salud monitoreados en todo el país reportaron hechos de violencia hacia el personal que allí labora, principalmente ejercido por los familiares de pacientes recluidos en las instalaciones.

De acuerdo con el boletín N° 10 del ENH, que se dio a conocer este miércoles 25 de enero, las personas culpan al personal de salud que laboran en los hospitales de las deficiencias y mal estado de las instalaciones y equipos, así como de la falta de insumos.

En la encuesta se recuerda que los trabajadores sanitarios no son responsables de esta situación, sino más bien aquellos que toman decisiones y tienen altos cargos en la estructura hospitalaria.

En el 40% de los hospitales públicos del país reportaron hurtos o robos en las instalaciones, que sufren tanto los pacientes y los familiares, como los empleados de los centros sanitarios.

Los hospitales no escapan a la situación que se vive en Venezuela. La ENH señala  que ya no son espacios seguros para la población debido a que la inseguridad y la violencia ya se han enquistado dentro que, junto a las condiciones difíciles de infraestructura y falta de insumos, hacen cuesta arriba el funcionamiento de esos centros de salud.

Por otro lado, analizaron los tiempos de atención en dos patologías de alta frecuencia dentro de los hospitales como neumonía e infarto. Para finales de 2022 el tiempo de atención de infarto al miocardio fue de 1 hora 19 minutos, mientras que para neumonía fue de 3 horas 55 minutos.

Sin embargo, los indicadores universales de atención de neumonía e infarto agudo del miocardio están cercanos a los 25 a 30 minutos.

«La tendencia general a disminución del tiempo de atención debe estar relacionada con la mejor disponibilidad o la disminución de la escasez de medicamentos a nivel de las emergencias hospitalarias», detalló.

También se estudió la operatividad de los equipos de diálisis en el país que, si bien depende de indicadores como la electricidad, el agua, el buen estado de las instalaciones, entre otros, mantuvo un 84% de labor en 2022 y una ligera mejoría desde febrero a diciembre, pasando de 74% a 88%.