VENEZUELA/ En los últimos 7 años han fallecido en custodia del Estado venezolano 10 presos políticos, según documenta Foro Penal.

La lista la confirmó este miércoles Gonzalo Himiob, director vicepresidente de la organización no gubernamental, en declaraciones para un medio digitale.

Al excapitán de la Aviación Civil lo detuvieron en abril de 2014. El general Miguel Rodríguez Torres, exministro de Interior, Justicia y Paz, lo acusó supuestamente actuar como operador logístico de las protestas antigubernamentales, a comienzos de ese año en Caracas.

Los familiares denunciaron que González se encontraba en graves condiciones físicas y de salud. Entre los cargos que se le imputaban estaban asociación para delinquir, tenencia de explosivos y tráfico de armas de fuego.

Carlos Andrés García (2017)

Carlos Andrés García, concejal del municipio Guasdualito del estado Apure, murió el 18 de septiembre de 2017 en un calabozo del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional(Sebin), luego de sufrir un accidente cerebrovascular.

Primero Justicia, partido político en el que militaba García, denunció en Aviación Civil , que no se le ofreció atención médica oportuna. 

Dos días antes de su fallecimiento, afirmó el partido político, que le habían otorgado casa por cárcel, pero la orden no fue acatada por el organismo policial.

A García lo detuvieron por estar presuntamente vinculado en actos vandálicos y saqueos que se suscitaron en Guasdualito, en diciembre de 2016.

Rafael Arreaza Soto (2017)

Rafael Arreaza Soto, teniente de la Guardia Nacional Bolivariana, murió en noviembre de 2017 en un presunto intento de fuga, cuando lo trasladaban desde la cárcel militar de Ramo Verde, en el estado Miranda, hacia Fuerte Tiuna, en Caracas.

El oficial, de 28 años de edad, sufrió heridas en el abdomen y en una pierna durante un enfrentamiento, en el que también resultaron heridos otros reclusos. Falleció en el Hospital Victorino Santaella de la ciudad de Los Teques.

Fernando Albán (2018)

Fernando Albán, concejal de Caracas por el partido Primero Justicia, murió el 8 de octubre  de 2018, luego de que cayó del piso 10 de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), ubicada en Plaza Venezuela.

Por este caso resultaron imputados dos oficiales por los delitos de homicidio culposo, agavillamiento y favorecimiento de fuga.

El opositor estaba detenido, acusado de haber estado presuntamente implicado en un atentado con drones contra Nicolás Maduro.

El fiscal general chavista Tarek William Saab, pocos minutos después de la muerte de Albán, había asegurado en un contacto telefónico con Venezolana de Televisión que se trataba de un suicidio.

Nelson Martínez (2018)

Nelson Martínez, exministro de Petróleo y expresidente de Petróleos de Venezuela, falleció en diciembre de 2018. El Ministerio Público aseguró en un comunicado que el exfuncionario padecía de una grave enfermedad crónica y que su evolución agravó su estado de salud.

“Hasta el último momento, el referido ciudadano recibió el tratamiento y la atención médica requerida en un centro de salud, donde permanecía internado”, aseguró la institución.

Martínez, quien estuvo recluido en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, en Caracas, fue arrestado en noviembre de 2017. Lo acusaron de corrupción por negociar un financiamiento para la petrolera sin autorización del Ejecutivo.

Rafael Acosta Arévalo (2019)

El capitán Rafael Acosta Arévalo falleció a finales de junio de 2019. Según sus familiares y abogados sufrió torturas hasta la muerte y aseguraron que la última vez que se le vio con vida fue cuando lo presentaron ante un tribunal. No podía mantenerse en pie, ni hablar.

Dos tenientes de la Fuerza Armada venezolana fueron imputados por los delitos de tortura y homicidio del capitán, quien fue detenido el 21 de junio de 2019 por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, sin que se indicaran entonces los motivos.

El gobierno venezolano lo acusaba de presuntamente haber formado parte de un grupo subversivo liderado por Juan Guaidó, que habría paleado un golpe de Estado.

Pedro Santana (2020)

Pedro Santana Carballo falleció el 14 de agosto de 2020. Lo acusaron de planear presuntos actos terroristas con explosivos contra la sede del Palacio de Justicia.

Lo detuvieron el 29 de agosto de 2019 funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, en su casa en El Rosal, municipio Chacao, Caracas.

El Tribunal Supremo de Justicia, controlado por Nicolás Maduro, aseguró que Santana estaba involucrado en la comisión de los delitos de terrorismo, tráfico ilícito de armas de fuego y asociación.

Salvador Franco (2021)

La ONG Foro Penal denunció el 3 de enero, la muerte por falta de atención médica a este indígena de la etnia pemón. Salvador Franco, detenido a finales de 2019 se le acusó por su presunta implicación en el asalto a un cuartel militar en el estado Bolívar.

El coordinador nacional de Pueblos Indígenas del Foro Penal, Olnar Ortiz, dijo a Efe que los problemas de salud de Franco estaban documentados y que un juez con competencia en terrorismo había ordenado a finales de noviembre de 2020, que lo trasladaran a un hospital para recibiera atención médica, algo que finalmente no ocurrió.

Gabriel Medina Díaz (2021)

El 29 de agosto de 2021, se confirmó en horas de la tarde la muerte de Gabriel Medina Díaz, de 30 años de edad. Estaba recluido en el anexo Nelson Mandela, de la Cárcel de La Pica, en el estado Monagas.

Gonzalo Himiob, directivo de Foro Penal, informó que, por presión de sus compañeros, los custodios lo trasladaron al Hospital Manuel Núñez Tovar, donde falleció por un paro respiratorio.

Lo habían imputado en abril del año pasado, por supuestamente participar en un intento de secuestro a Diosdado Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Raúl Isaías Baduel (2021)

El general Raúl Baduel, considerado uno de los presos políticos más emblemáticos de Venezuela por haber sido exministro de Defensa de Hugo Chávez, falleció este 13 de octubre por presuntas complicaciones del covid-19.

“Lamentamos el fallecimiento de Raúl Isaías Baduel, de un paro cardiorrespiratorio producto del covid-19”, escribió el fiscal general Tarek William Saab, en Twitter.

El deceso del oficial retirado se produjo mientras se le aplicaban los cuidados médicos correspondientes y luego haber recibido la primera dosis de la vacuna, añadió Saab.

Sus familiares denunciaron durante años las precarias condiciones en las que estaba recluido el general en jefe, en la sede del Sebin, en Plaza Venezuela. Además de las torturas que habría sufrido, el aislamiento y la falta de atención médica. De este caso, los familiares tienen sus versiones y ha sido de relevancia nacional como internacional.