VENEZUELA/ La violencia contra los candidatos opositores no es nueva dentro del espectro político venezolano, pero ahora se maneja como un reto para intentar conectar con los ciudadanos en sus regiones. Las agresiones y amenazas se han incrementado sin que haya una investigación exhaustiva por parte de las autoridades, que prometen no repetir escenarios latinoamericanos, como el reciente asesinato y agresiones armadas contra los candidatos presidenciales de Ecuador.

La constitucionalista y consultora política María Verónica Torres Gianvittorio señaló a TalCual que los candidatos a primarias enfrentan varios problemas en este periodo de campaña, que se extiende hasta el 20 de octubre.

Comenta que, en particular, las giras y actividades presenciales se ven amenazadas por múltiples episodios de violencia. «El gran reto para los candidatos es continuar sus campañas a pesar de los obstáculos y la violencia, a pesar de que su integridad se pueda ver afectada. Luego, que la gente vaya a esas actividades de campaña pese a la violencia». 

Delsa Solórzano fue amenazada de muerte tras el asesinato de Fernando Villavicencio en Ecuador. En una actividad de Henrique Capriles en San Fernando, la capital del estado Apure, al menos 39 personas resultaron heridas por sujetos que se identificaron como simpatizantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). En la visita a Margarita de María Corina Machado –tras siete años sin pisar la isla– fueron detenidas los que proveyeron del sonido en una de sus actividades, y un restaurante donde comió la dirigente fue cerrado.

Con Maduro, refirió la consultora política, «se pueden esperar todos los obstáculos como inhabilitaciones, bloqueo de tarjetas y candidatos, violencia que va a escalar hasta el día de la elección por parte de los adeptos al gobierno (…) Estos obstáculos le han funcionado a Nicolás Maduro muy bien en todos los procesos electorales, adaptan sus sistemas a las circunstancias». 

Del lado oficialista tampoco se esperan acciones contundentes contra este tipo de situaciones. La Fiscalía General solo se ha pronunciado ante las amenazas de muerte contra Solórzano, una de los cinco que han sufrido algún tipo de hostigamiento o agresión, y prometió una investigación por parte de un fiscal nacional en materia de derechos humanos. Desde el 13 de agosto, cuando se hizo el anuncio, hasta la fecha ni siquiera han contactado a la candidata para ahondar en detalles sobre el hecho.

La consultora política también expresó que debido a la naturaleza misma de las primarias, al ser organizadas por la sociedad civil, no se cuenta con medios de seguridad del Estado «que aunque fallen mucho, como ha sucedido con el Plan República, ha sido un mínimo de seguridad para el electorado y en esta oportunidad no lo tenemos. Ya se tiene la experiencia del 16 de julio de 2017, que fue violenta porque no había organización militar o policial que cuidara el electorado. Eso es un asunto que tiene que manejar muy bien la Comisión Nacional de Primaria para incentivar al voto».

Otra cuestión que apuntó Torres Gianvittorio son las dificultades de la campaña debido a la situación estructural del país. Señaló que en el caso de las campañas por aire (uso de medios) no se cuenta con los medios de comunicación tradicionales, una gran parte censurados por el Estado, y quedan las redes sociales.

«Sin embargo, Venezuela tiene graves problemas de electricidad especialmente en el interior del país y luego la conectividad a Internet. Se estima que solo 20% tiene una conectividad estable, eso significa que la campaña por aire es muy reducida para los candidatos, por eso se están haciendo de herramientas donde la gente comparte como Tiktok o WhatsApp», destacó la profesora universitaria.

Además, recordó que las campañas también requieren un componente de movilidad, «que ha sido uno de los grandes males de Latinoamérica: el componente de movilidad ha prelado por encima de planes de gobierno eficientes y eficaces para abordar de manera distinta los problemas que un país atraviesa».

Considera que María Corina Machado está logrando movilizar al electorado. Encuestas la posicionan 20 puntos por encima de otros candidatos, una diferencia significativa en cualquier proceso electoral.

«María Corina ha logrado, con el cambio de discurso y asesoría comunicacional, el componente institucional a nivel nacional. Vente Venezuela tiene una buena dirección a nivel nacional, pero su falla es la dirección municipal donde se promueve el voto y se hacen operativos para lograr la movilización del electorado en elecciones. En ese caso, debe plantearse muy bien las alianzas que tome porque le permitirán salvar esas fallas institucionales que tiene», comentó.