VENEZUELA/ Indica la analista que el caso Barinas atenta contra las posibilidades de que se avance en la suspensión de las sanciones que cercan a la administración. Maduro

Eglée González Lobato sostiene que existe un exceso de personalismo en el liderazgo opositor, que le ha costado en muchas regiones la victoria electoral.

Los resultados electorales dan cuenta de una crisis de representatividad de los partidos políticos, especialmente de los que se suponen son del campo democrático, agudizado por el comportamiento del liderazgo opositor signado en su mayoría, por un exceso de personalismo y toma de decisiones desde cúpulas sin consulta de sus bases”, sentencia la abogada y profesora universitaria en su informe sobre los comicios del 21 de noviembre.

Asimismo, señala que la ausencia de mecanismos de resolución de conflictos alrededor de la determinación de los candidatos que enfrentarían al partido de Gobierno “se tradujo en candidatos impuestos ,desconociendo liderazgos regionales o actores emergentes producto de sus trabajos sociales”.

La desafección de los ciudadanos hacia los partidos caló más hondo ante la ausencia de una estrategia unitaria, capaz de enfrentarse electoralmente para derrotar al oficialismo. El liderazgo opositor desoyó las múltiples recomendaciones que se les hacían desde distintos sectores de la sociedad, verificándose –en consecuencia- la hipótesis autocumplida de la fragmentación y dispersión del voto, aventajando al oficialismo, incluso en estados donde se pretendía ganar a los candidatos reelectos del PSUV por su mala gestión”, es una de las afirmaciones del informe.

Las condiciones

Con respecto al tema de las condiciones electorales rescata los avances logrados, al compararse con eventos anteriores, sin negar la persistencia de arbitrariedades

“Los resultados electorales del 21N arrojaron ganancias cualitativas como el logro de condiciones electorales en medio de un gobierno autoritario, negado a la alternabilidad del poder y el regreso a las urnas electorales como mecanismo para dirimir los conflictos entre los venezolanos, a pesar de las asimetrías existentes. También permiten identificar la presencia de las distintas fuerzas políticas en el territorio y evaluar el peso de cada una de ellas”, indica la profesora universitaria.