VENEZUELA / El secretario general nacional de Unidad Visión Venezuela, Omar Ávila, manifestó que el gobierno debe hacer algunas consideraciones en virtud del ajuste al esquema de comercialización de los combustibles en el país.

“En Venezuela, en el tema de la gasolina, pasamos de un sistema de subsidio a uno dual de subsidios generales limitados y de comercialización parcial a precio de mercado”, dijo Ávila.

En tal sentido consideró que los subsidios a los combustibles que se han generado en el país, han sido prácticas que van en contra del interés general y se han prestado a la reventa a precios especulativos y el contrabando de extracción.

Agregó que este tipo de subsidio representa más de 25% del déficit fiscal del país, “que es la fuente primaria de la hiperinflación que vive Venezuela, así como del decrecimiento sostenido del PIB desde 2013”.

Por estas razones, solicitó sean evaluadas las siguientes sugerencias en la dinámica de los ajustes de las siguientes medidas: “La eliminación de la venta subsidiada de 120 litros de combustible por vehículo particular; Incentivar el uso irresponsable del vehículo particular; genera margen para la reventa del combustible, ocasionando que se genere una ganancia marginal ajena a todo proceso productivo y a costa de las finanzas públicas; la implementación de la venta general de combustible a precio libre, entre otras”

Igualmente consideró que se debe evaluar la implementación de un esquema de subsidios directos y repositorios, con registro por unidad y adquirente con asociación a actividad económica, que beneficien al sector de transporte público, dando preferencia a los prestadores de servicios urbanos, para contribuir a reducir el impacto sobre el costo de los pasajes. “También evaluarse la conveniencia de incluir en este esquema a taxistas, mototaxistas, transportes privados por contrato, al sector educativo, salud, y transporte de cargas y alimentos”.

Ávila recalcó que el costo internacional de la gasolina ronda los 0,39 centavos de dólar, en ese particular hizo varias interrogantes: “¿por qué la gasolina de costo libre se vende a 0,50$? ¿cuál es el costo real de la gasolina importada? ¿cuál es el destino de los 0,11 $ recaudados adicionales?”.

A su juicio, el suministro de gasolina subsidiada a 0,02$ o 5.000 bs. no está dándose en el volumen necesario y nadie sabe la razón. “Existen indicios que el sistema de transporte de combustible está operativo por debajo del 40% del requerimiento ¿cuál es el reporte oficial del funcionamiento de la flota de transporte de gasolina y los centros de distribución – llenado?”.

Asimismo señaló que el sistema de subsidio previos (al costo del combustible) son potenciales incentivos a la reventa del mismo a precios mayores, “es por ello que proponemos: que la totalidad de la gasolina sea cancelada a un precio fluctuante de mercado; que se destine una sobretasa de entre 20% y 35% del costo de mercado neto (incluyendo la ganancia de los operadores), para destinarlo a la financiación de los subsidios y las inversiones en la cadena de valor del combustible; que a los sectores sanitarios, transporte, logístico, seguridad y educación se le aplique un modelo de devolución de entre el 50% y el 80% de la inversión realizada en adquirir un volumen tope de combustible”.

Entre las consideraciones del también diputado a la Asamblea Nacional, se debe tener claro que la Venezuela actual y la del futuro inmediato no cuenta con recursos suficientes para sostener una gama amplia de subsidios universales y de impacto general, lo cual obliga a que para el sostenimiento y la oferta de servicios funcionales sea indispensable transferir los costos al consumidor y dotar al sistema de un conjunto remediar y repositorio de subsidios que aligeren el impacto social de los costos. El Estado tiene el reto de dejar de socializar las pérdidas y riesgos de los privados y de encontrar un equilibrio financiero – social – ambiental que permita su funcionamiento.

“Desde Unidad Visión Venezuela estamos convencidos de que es el momento de centrar las acciones en el país y su gente, de elevar el interés colectivo de nuestra Nación por encima de cualquier otro proyecto personal o grupal, y que las diferencias políticas las podremos dirimir en todos y cada uno de los procesos electorales que establece nuestra Constitución Nacional”. Concluyó Omar Ávila.