Prensa unidad visión Venezuela / El secretario general nacional de Unidad Visión Venezuela, Omar Ávila, recordó que fechas como el 27 de Febrero de 1989, no se pueden dar por concluidas, puesto que la crisis en Venezuela se ha agudizado en todos los ámbitos, especialmente en las últimas dos décadas.

“Han pasado 31 años de esta fecha y queda demostrado que aquellos `hurtos famélicos´ fueron originados más por hambre de poder, que por hambre de la población”, señaló el también diputado al a Asamblea Nacional, Omar Ávila.

Asimismo enfatizó que el llamado “Caracazo” es una “tragedia histórica” que debe servir para reparar la situación de hambruna que se ve en el presente: “Hoy, la falta de políticas sociales y de todas las índoles por parte del Estado, ha empeorado; aunado las violaciones de Derechos Humanos que consolida la impunidad, por eso consideramos que el cambio tiene que venir en Venezuela para que cada vida sea respetada y protegida”.

A su juicio, las condiciones actuales de Venezuela superan cualquier variable que haya desencadenado El Caracazo de 1989; en ese sentido, calificó de “cínico” el hecho de que el régimen de Nicolás Maduro celebre esta fecha. “Un año más de El Caracazo conociendo cómo va palo arriba la inflación en nuestro país, siendo esta la más alta del mundo, sin dejar de lado la existencia de la mayor pobreza y desnutrición de toda nuestra historia, sumado a un salario de hambre que no llega a 6$, cuando en el 89 era el equivalente a 118$”.

Resaltó, además, que la situación de los venezolanos ha decaído exponencialmente, en comparación con lo que se vivió en el año 89. “Venezuela vive una situación sin precedentes, bajo un régimen que se sostiene mediante la violencia. La bandera que usó Hugo Chávez, hablando de revolución, estuvo enmarcada dentro del lema que nunca más se dejarían ‘joder’ por un gobierno corrupto y de hambre”.

Añadió que lo que hoy vivimos “se queda en pañales” comparado con las causas que dieron el origen a aquel estallido social, “fraguado por una izquierda hambrienta de poder y una élite que amparaba el discurso de la anarquía. El Caracazo es una fecha gris de la historia venezolana, porque marca el inicio de la decadencia y la anarquía que aún persiste y que nos ha conducido hacia la quiebra de nuestra economía, fue un evento que cambió la vida de los venezolanos”.

Finalmente, advirtió con preocupación que teme que en la actualidad se pueda repetir con mayor repercusiones no deseadas un estallidos social, por ello espera que no ocurra ningún “sacudón” como en el año 89, e instó a la dirigencia política a “dejar de seguir cometiendo errores por las ansias de poder y articularse en torno a un fin común: el bienestar social de la población del país”.