Diputados y defensores de Juan Márquez, tío del opositor venezolano y presidente de la AN, Juan Guaidó, denunciaron este jueves 20 de febrero un “allanamiento ilegal” a la residencia del piloto de 55 años detenido el pasado 11 de febrero por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Funcionarios de Dgcim allanan la residencia del tío de Juan Guaidó

Es un proceso de allanamiento completamente ilegal”, dijo la parlamentaria opositora Delsa Solórozano a las afueras de la edificación, en Caracas, donde permanecía una patrulla de la Dgcim.

Los funcionarios, con rostros cubiertos, no permitieron el ingreso de los abogados, denunció Joel García, uno de los juristas a cargo de la defensa de Márquez.

Periodistas de la AFP constataron la presencia de una patrulla, que fue ingresada al estacionamiento del edificio luego de permanecer desde la madrugada estacionada en la fachada.

“Los abogados nos trasladamos para acá, intenté ingresar y no me dejaron entrar los funcionarios de la Dgcim. Cuando los funcionarios no permiten que el abogado de confianza acompañe (el allanamiento) es porque vinieron a sembrar evidencias”, expresó a periodistas.

García relató que los uniformados le “empujaron la puerta en la cara” y no lo dejaron pasar.

“Lo que se está haciendo es para atacar a Juan Guaidó, para obligarlo a hacer una negociación, obligarlo a quebrar su voluntad”, remarcó García en referencia al líder opositor.

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, aseguró la semana pasada que Márquez “traía unas linternas tácticas” que escondían “en el compartimento de las baterías sustancias químicas de naturaleza explosiva”.

Márquez acompañó a Guaidó a su regreso a Venezuela tras una gira internacional en la que se reunió con varios líderes mundiales, entre ellos el presidente estadounidense, Donald Trump.

Ambos regresaron desde Portugal en un vuelo de la aerolínea TAP, cuyas operaciones fueron suspendidas el lunes por 90 días tras ser señalada por el gobierno del mandatario Nicolás Maduro de permitir viajar con explosivos a Márquez.

Guaidó calificó el encarcelamiento de su tío como un “secuestro” de la “dictadura”.