VENEZUELA/ Parece evidente que el camino ganador es entrar a un proceso de renovación interna de la oposición, que revalide sus instituciones y líderes, pero sobre todo sus propuestas y que se soporte en el apoyo de la gente y de los sectores prestigiosos del país: Iglesia y sector privado.

El pronunciamiento lo hizo el economista y presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, a través de su cuenta oficial en Twitter, al comentar las expectativas que existen en el país sobre el futuro político, y las posibilidades reales de la oposición, si hace las cosas con inteligencia y se amalgama con los sectores que gozan del respeto del pueblo venezolano.

Advierte que el deseo de cambio político está intacto y supera el 70% población, pero la esperanza de que eso ocurra está por debajo del 20%, generando desconexión con el liderazgo y desmovilización política. Actuar como si no estuviera pasando nada es un error que se paga caro: antiparabolismo.

Estima que el gran reto inmediato del sector político opositor no es ir al ring contra su adversario, que siendo también impopular, tiene la ventaja del poder. Es rearticularse, renovarse y reconectarse primero con la población para evitar que su incursión sea un suicidio en primer round.

Recuerda que la Encuesta Nacional Ómnibus de Datanálisis febrero 2022 a la pregunta, ¿Cómo evalúa usted la gestión de los siguientes sectores por el bienestar del país? La iglesia 52,5% positivo y El Sector Empresarial 51,5% positivo. El más alto que le sigue está 30 puntos debajo de ellos.

Asegura que no miden aquí el impacto de las ONG, pero dado que la conexión de la Iglesia se soporta más en su acción social que en la religión y el sector empresarial en su contribución al abastecimiento y empleo, inferimos que las ONG conforman el triunvirato popular en Venezuela junto a ellos.