VENEZUELA/ El rector del Consejo Nacional Electoral (CNE) Roberto Picón informó que los centros de votación que que habían sido desincorporados de sus bases de datos desde 2017 por motivos de seguridad, protestas o solicitudes de la misma comunidad, están siendo revisados para evaluar su eventual reincorporación, dentro del actual Plan de Catastro del organismo.

En un comunicado, el rector Picón pidió a las autoridades de centros educativos y otros espacios -que habían funcionado como centros de votación- estar atentos del proceso de catastro del CNE, para participar en dicha evaluación.

Explicó que si algún centro educativo o institución es reincorporada al catastro, «las personas que estaban inscritas en esos centros serán retornadas a ellos, revirtiendo las reubicaciones a otros centros de la misma parroquia que ocurrieron en años anteriores».

En total son 164 centros de votación que fueron deshabilitados en elecciones pasadas -particularmente no funcionaron en 2020-, y están siendo consideradas por el CNE para ser incorporadas nuevamente en el catastro.

Picón invitó a todos los actores involucrados «a participar activamente en este proceso para que pueda ser completado exitosamente». También puso a disposición de los ciudadanos un correo electrónico para votantes y reclamos de los votantes.