VENEZUELA / La preparación para la beatificación de José Gregorio Hernández abordaron los obispos este jueves, en el tercer día de la CXIV asamblea plenaria,  virtual, de la Conferencia Episcopal Venezolana. 

El cardenal Baltazar Porras, arzobispo de Mérida y administrador apostólico de Caracas, presentó el tema junto con Albe Pérez Perazzo, coordinadora de la Comisión Nacional para la Beatificación, y el sacerdote Alfredo Infante, coordinador de la Comisión Pastoral para la Beatificación.

Expusieron las actividades propuestas para la promoción de la recta devoción del Venerable médico trujillano, cuyo decreto de beatificación con la autorización del papa Francisco promulgó la Congregación para la Causa de los Santos el pasado 19 de junio.

Anunciaron la realización de una Jornada Nacional para niños y adolescentes, en alianza con otras instituciones eclesiales, que consistiría en incentivar el conocimiento del Médico de los Pobres entre los más jóvenes.

También, la Jornada Nacional de Encuentros Venezuela camina con José Gregorio Hernández en academias, universidades y gremios, en la que se desarrollarían foros, conversatorios, charlas, talleres y clases magistrales.

De igual manera, la convocatoria para expresiones creativas en homenaje al doctor Hernández y la ceremonia de exhumación previa a la Beatificación, cuya fecha aún está por definir.

Destacaron que el objetivo es mostrar la figura de José Gregorio Hernández desde sus distintos aspectos; como laico, como médico, científico, como gran devoto a Dios, de corazón religioso y espiritualidad franciscana, y de gran vocación y modelo de virtudes humanas.

Por su parte, los obispos resaltaron la importancia que este acontecimiento tiene para la Iglesia en Venezuela, debido a la trascendencia que ha tenido el Venerable en los corazones de la población, y lo esperado de este momento histórico.

De allí, la la necesidad de que todas las jurisdicciones eclesiales participen activamente en pro de la beatificación, agregaron.

Señalaron también que se deben dar a conocer otros aspectos importantes de médico de los pobres, como un hombre que, desde su condición de laico, se entregó totalmente a Dios siendo intrínsecamente religioso y practicante de las virtudes teologales.

José Gregorio Hernández se convertirá en el cuarto beato venezolano y el primero en ser laico.