VENEZUELA/ Adelba Tafin, presidenta de la ONG Padres Organizados, aseguró que el plan Cada Familia una Escuela, que puso en marcha el gobierno nacional por efectos de la pandemia, ha sido un fracaso y una estafa para los estudiantes.

A su entender, esto es una estafa porque en Venezuela, cerca del 70 por ciento, tanto de los estudiantes como de los docentes, no cuenta con teléfonos inteligentes ni con acceso a Internet.

Adicionalmente sufren las fallas constantes de electricidad, y por ello los programas educativos no llegan satisfactoriamente.

En declaraciones al programa En Contexto, de Unión Radio, Tafin expresó que lamentablemente el gobierno nacional no ha hecho las inversiones necesarias para garantizar que todos cuenten con las herramientas tecnológicas que se requieren, para que se concrete el aprendizaje a distancia.

Apuntó que el problema de las generaciones perdidas en educación, no es con ocasión a la pandemia.

Los especialistas ha dicho que aquí se han perdido tres generaciones, para lo que sería el desarrollo productivo del país, porque los estudiantes no reciben la formación necesaria y son promovidos a grados superiores, sin tener las competencias”.

Subrayó que a esto se debe agregar que no hay docentes suficientes para impartir las clases, y muchas veces estos son suplidos por personas que tampoco tienen la formación necesaria para transmitir los conocimientos.

En su opinión, no hay una política de Estado dirigida a garantizar que la población escolar sea atendida de manera eficiente.