AGENCIA EFE/ Rusia manifestó este lunes que necesita «con urgencia» la respuesta de Estados Unidos sobre las garantías de seguridad planteadas por Moscú la semana pasada y que prevén la renuncia de toda actividad militar de la OTAN en Ucrania, así como la ampliación del bloque en esa dirección.

«Creo que ellos (EEUU) intentarán alargar el proceso, pero nosotros requerimos (las garantías) urgentemente, porque la situación es muy complicada, muy grave y tiende a empeorar», dijo el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov.

Riabkov, cuyas palabras recoge la agencia RIA Novosti, subrayó que Moscú está dispuesto a comenzar las negociaciones sobre las garantías de seguridad a la mayor brevedad posible.

A la vez, opinó que la parte estadounidense tratará de poner condiciones y exigencias adicionales y abordar el asunto «en distintos formatos».

Precisamente Riabkov fue el encargado de detallar el viernes pasado la propuesta de Moscú sobre las garantías de seguridad en Europa para evitar la ampliación de la Alianza Atlántica al este, entre otros posibles escenarios.

«Cuando nuestras relaciones, por culpa de Washington, se acercan a un punto crítico es necesario de la manera más urgente dar pasos concretos para reducir el grado de confrontación», dijo el diplomático al presentar el contenido de la propuesta rusa.

Ese mismo día Moscú divulgó los borradores del tratado y el acuerdo que propone a EEUU y la OTAN, respectivamente, para abrir una nueva era de seguridad que ponga fin a la inestabilidad que trajo, según el Kremlin, el fin de la Guerra Fría y la hegemonía en solitario de Washington sobre el globo.

Con respecto a EEUU, Moscú propone la firma de un nuevo tratado que excluya el emplazamiento de armamento nuclear fuera de las fronteras de ambos países y el retorno a sus silos de las armas ya desplegadas antes de la entrada en vigor del documento vinculante que propone.

En una propuesta sin precedentes, ambas partes también se comprometerían a la destrucción de la infraestructura ya existente para ello en el extranjero, además de dejar de efectuar ensayos nucleares e instruir a especialistas civiles y militares de otros países.

Rusia propone a su vez a la OTAN un acuerdo de nueve puntos en el que destacan las demandas de que el bloque desista de «toda actividad militar» en territorio de Ucrania y de varios países de Europa Oriental, el Cáucaso y Asia Central.

El tratado con Washington también le obligaría a descartar una futura expansión de la OTAN hacia el este renunciando a aceptar en el seno de la Alianza a todas las antiguas repúblicas soviéticas.

EEUU comunicó previamente que tiene que consultar con sus aliados europeos antes de emitir un veredicto.