AGENCIA EFE/ Los ministros de Exteriores de Rusia e Irán, Serguéi Lavrov y Hosein Amir Abdolahian, insistieron este lunes en la necesidad de restablecer el acuerdo nuclear iraní en su «versión inicial equilibrada» y refrendada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Los ministros sostuvieron una conversación telefónica centrada en el acuerdo de 2015 que impedía que Irán desarrollara armas atómicas y abandonado por Estados Unidos en 2018, en el contexto del reinicio de las conversaciones en Viena para restablecer este pacto, informó el Ministerio de Exteriores ruso.

Los ministros confirmaron el restablecimiento de este acuerdo en su versión inicial «es la única vía correcta para garantizar los derechos e intereses de todos los participantes del pacto».

Además, los jefes de la diplomacia rusa y persa debatieron temas de la agenda bilateral y regional, añadió el Ministerio de Exteriores.

El representante permanente de Rusia ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mijaíl Ulianov, afirmó hoy en una entrevista al canal de televisión Rossiya 24, que los participantes de las conversaciones en Viena tienen la «voluntad política» de buscar una solución.

EEUU espera mantener el programa nuclear iraní «bajo un control seguro» perdido actualmente a consecuencia de las sanciones impuestas por EEUU, y las respuestas de Teherán, según el diplomático ruso,.
«Para los iraníes es importante lograr que se levanten las sanciones», añadió.

El diplomático ruso observó que los iraníes asumen las conversaciones con gran seriedad y constató que si observan que sus posiciones pueden y deben ser modificadas, las cambian «con rapidez y precisión».

La séptima ronda de contactos para buscar el restablecimiento del pacto nuclear, la primera tras la elección del ultraconservador Ebrahim Raisi como presidente de Irán, comenzó el pasado 29 de noviembre y se interrumpió cinco días después en los que Irán planteó cambios a los documentos pactados en la anterior reunión, en junio.

El Gobierno del expresidente estadounidense Donald Trump se retiró en 2018 de forma unilateral el pacto firmado entre Irán y Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania, y Estados Unidos, y reimpuso sanciones contra Teherán.

Tras un año de «paciencia estratégica», Irán respondió con la producción de más uranio y de más pureza de lo permitido en 2019, y este año alcanzó un nivel del 60 %, más cerca del límite necesario para una bomba atómica (90 %).

Después de la llegada a la Casa Blanca en enero de Joe Biden, comenzaron nuevas negociaciones entre Irán y las seis grandes potencias.