AGENCIA EFE/ Horas después de que la mansión del expresidente Donald Trump en Mar-a-Lago fuera registrada por agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI), numerosos miembros del Partido Republicano salieron en defensa del exmandatario y calificaron el suceso como una persecución política.

«Hasta esta noche, nunca habíamos visto que quienes asumen el poder usen ese poder para perseguir a sus oponentes políticos pasados ​​o futuros», apuntó el senador republicano Marco Rubio en un video publicado tras conocerse el suceso.

Situaciones así, añadió, «suceden en lugares como Nicaragua, donde el año pasado todas las personas que compitieron contra Daniel Ortega para presidente, todas las que pusieron su nombre en la papeleta electoral, fueron arrestadas y todavía están en la cárcel».

Según adelantó el lunes el diario The New York Times y confirmó el propio Trump, el FBI realizó ayer una búsqueda de documentos oficiales en la residencia de Florida del expresidente ubicada en Palm Beach.

De acuerdo con la versión del Times -uno de los periódicos más críticos con el expresidente- estos documentos incluirían, entre otros, material clasificado que Trump se habría llevado consigo de la Casa Blanca en lugar de haberlo entregado al archivo histórico como manda la ley.

«Enviar a 30 agentes del FBI a una redada como esta con un solo propósito. Eso es tratar de dañar e intimidar políticamente a sus oponentes políticos. De eso se trata todo esto», añadió Rubio, quien aseguró que la situación es «peligrosa» porque «alguien más estará en el poder algún día y ahora has creado el precedente para que te hagan esto a ti».

Rubio pidió que rinda cuentas el fiscal general, Merrick Garland, y el director general del FBI, Christopher Wray, «por estar de acuerdo con algo tan antidemocrático, inconstitucional y completamente destructivo y peligroso para nuestra República».

El también senador republicano Ted Cruz se manifestó en esta línea y dijo que la redada contra Trump «no tiene precedentes». «Es corrupta y es un abuso de poder. Lo que Nixon intentó hacer, Biden lo ha implementado ahora: ha armado completamente al Departamento de Justicia y al FBI para apuntar a sus enemigos políticos», agregó.

En un comunicado publicado tras conocerse la redada, el Comité Nacional Republicano (RNC) denunció que «incontables veces hay ejemplos de Demócratas que se burlan de la ley y abusan del poder impunemente».

«El poder absoluto corrompe de manera absoluta. Los demócratas arman continuamente a la burocracia contra los republicanos. Esta redada es escandalosa. Este abuso de poder debe detenerse y la única forma de hacerlo es eligiendo republicanos en las elecciones de noviembre», sostuvo la presidenta del comité, Ronna McDaniel.

Por su parte, la senadora Deb Fischer exigió información sobre «por qué el FBI allanó la casa de un expresidente y se llevó cosas».