AGENCIA EFE/ El Reino Unido aumentará sus reservas de cabezas nucleares hasta un máximo de 260, frente al tope de 180 que se había fijado para mediados de esta década, según la estrategia del Gobierno británico para política exterior y de defensa presentada hoy.

Pese a que en 2010 el Ejecutivo propuso reducir la capacidad nuclear de 225 a 180 ojivas, «el cambiante entorno de seguridad», con un «amplio rango de amenazas», hace que eso ya no sea posible, a juicio del Gobierno conservador de Boris Johnson, y por tanto se ampliará hasta las 260 cabezas.