AGENCIA EFE/ El presidente argentino, Alberto Fernández, mandó a iniciar una investigación judicial por administración fraudulenta y malversación de caudales por el crédito de 44.000 millones de dólares que el Gobierno anterior tomó con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Durante la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso dijo que «he instruido a las autoridades pertinentes que formalmente inicien una querella criminal tendiente a determinar quiénes han sido los actores y participantes de la administración fraudulenta y la mayor malversación de caudales que nuestra memoria recuerda».

Para Fernández, la deuda de 55.000 millones de dólares que tomó la Administración de Mauricio Macri (2015-2019) es una deuda tomada «por un Gobierno irresponsable», que obtuvo un crédito otorgado en su favor tomado «para favorecer al presidente Macri en la búsqueda de su reelección».