AGENCIA EFE/  Un manto grisáceo cubre la zona céntrica de la ciudad de La Habana, en Cuba, y parte del norte de Mayabeque producto del incendio que ocurre en la Base de Supertanqueros de la bahía de Matanzas, desde el domingo.

Las autoridades aseguran que las labores para extinguir el fuego se mantienen, pese a la poca visibilidad por el humo que rodea a la Zona Industrial luego de que en horas de la mañana de este lunes colapsara un tercer tanque.

El Ministerio de Salud mantiene un monitoreo de las enfermedades respiratorias, y otras asociadas a elementos tóxicos, que pudieran desencadenarse producto de la humareda.

«El tercer tanque también colapsó, luego de que del segundo se vertiera el combustible y comprometiera aún más la situación en horas de la madrugada», declaró el gobernador de Matanzas, Mario Sabines, a medios oficiales.

Explicó que durante la noche del domingo se sucedieron varias explosiones, aumentó el humo y el incendio del segundo tanque comprometió el tercer tanque de la instalación que cuenta con ocho depósitos de combustibles.

«Efectivamente ocurrió el riesgo que habíamos anunciado», señaló el gobernador.

Helicópteros del ejército están vertiendo agua de mar para proteger objetivos en el lugar del suceso y los bomberos abren camino para facilitar la entrada de las brigadas de especialistas de México y Venezuela, que se encuentran colaborando en la extinción del fuego.

Hasta ahora se reporta un bombero fallecido y otros 16 desaparecidos, así como más de un centenar de personas lesionadas, de las que 101 recibieron el alta médica y 24 permanecen ingresadas en centros hospitalarios de Matanzas y La Habana.

Según las últimas evaluaciones, el derrame del combustible provocó que ardiese la maleza circundante, y los daños no se han evaluado.