AGENCIA EFE/ El aspirante presidencial opositor Noel Vidaurre, el dirigente campesino Pedro Mena y la abogada y defensora de los denominados «presos políticos» María Oviedo fueron acusados en Nicaragua por supuesta conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional, informó este jueves el Ministerio Público.

Vidaurre, un veterano político conservador, se convierte en el séptimo aspirante a la Presidencia de Nicaragua de la oposición en ser acusado por ser presuntos autores del delito de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional, de conformidad con los artículos 410 y 412 del Código Penal, en perjuicio de la sociedad nicaragüense y del Estado de Nicaragua.

En una declaración pública, el Ministerio Público indicó que las audiencias preliminares en contra de los acusados se llevaron a cabo este jueves y que la autoridad judicial -cuyo nombre no fue precisado, ni la sala judicial donde ocurrieron las vistas- admitió las acusaciones y decretó la medida cautelar de prisión preventiva para los tres procesados.

¿QUIÉNES SON LOS TRES ACUSADOS?

Vidaurre, de 66 años y quien se encuentra bajo custodia policial en su casa desde el 24 de julio pasado, era precandidato a la Presidencia de Nicaragua por la opositora Alianza Ciudadanos por la Libertad (CxL), que se quedó sin plataforma después de que el Poder Electoral cancelara la personalidad jurídica al único partido de ese bloque que estaba legalizado.

Pedro Mena es un dirigente campesino que estuvo en prisión por las manifestaciones contra el Gobierno de Nicaragua que estallaron el 18 de abril de 2018 y un juez lo condenó a 210 años de prisión por la acusación de matar a cuatro policías, y luego fue amnistiado.

Oviendo es coordinadora del equipo especial jurídico de la no gubernamental Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que ha defendido a cientos de opositores que fueron acusados de terrorismo y otros delitos por participar en manifestaciones contra el presidente Ortega, quien se dice víctima de un «golpe de Estado fallido», y la mayoría liberados por una amnistía.

SE JUZGA A «TERRORISTAS», DICE DANIEL ORTEGA

El lunes pasado, el presidente Ortega calificó de «terroristas» a los opositores que se encuentran detenidos por supuesta traición a la patria, y «demonios de sotanas» y «satánicos» a los obispos y sacerdotes nicaragüenses críticos con su Gobierno.

Según el mandatario, sus adversarios «se estaban preparando para repetir la historia (de las protestas de abril de 2018) y se está haciendo justicia, eso es todo, se está haciendo justicia contra los terroristas».