AGENCIA EFE/ El Gobierno de Japón anunció hoy una suspensión en el despliegue de baterías antimisiles terrestres Aegis Ashore, que tenían como propósito reforzar las defensas niponas frente a las amenazas del régimen de Pionyang.

El ministro de Defensa japonés, Taro Kono, en declaraciones a los periodistas citó razones económicas, entre otras, para justificar la decisión de interrumpir el despliegue de dos baterías de antimisiles Aegis Ashore.

«Vamos a parar el proceso de la instalación del sistema Aegis que se iba a colocar en Yamaguchi y Akita debido al gasto y la época actual», afirmó el alto funcionario, que también apuntó razones técnicas.

Akita se encuentra en el norte de Japón y Yamaguchi, en el suroeste del país y allí hay una importante base militar estadounidense.

El Ministerio de Defensa nipón había incluido en su presupuesto de 2019 unos 235.200 millones de yenes (1.947 millones de euros) para el despliegue de estas baterías de antimisiles, con un sistema que se preveía estaría operativo al menos en 2023.

Japón ya cuenta con baterías Aegis desplegadas en navíos y en lanzaderas móviles PAC-3, por lo que el sistema terrestre reforzaría las defensas niponas frente al desafío que representa la capacidad nuclear de Corea del Norte.