AGENCIA EFE/ Los italianos votarán en referéndum entre el 20 y el 21 de septiembre, coincidiendo con las elecciones en siete regiones, si modificar la Constitución para reducir el número de parlamentarios de 945 a 600.

De salir adelante, la Cámara de los Diputados pasaría a tener en la próxima legislatura y no en la actual 400 miembros en lugar de los 630 actuales, mientras que en el Senado habría 200 senadores, en lugar de los 315 actuales.

La consulta debió haberse celebrado el pasado marzo, pero quedó pospuesta como consecuencia de la emergencia del coronavirus.

Se celebrará el mismo día en el que están programados los comicios regionales de Liguria, Valle de Aosta y Véneto (en el norte), Las Marcas y Toscana (centro), y Campania y Apulia (sur).

Alrededor de 51 millones de italianos tendrán derecho a participar en la consulta, que estará abierta entre el domingo 20 de septiembre, desde las 7.00 horas locales (- 2 GMT) hasta las 23.00, y el lunes 21 de septiembre, desde las 7.00 hasta las 15.00.

Será el cuarto referéndum constitucional de la historia de la República italiana, tras los celebrados en 2001, 2006 y 2016, y no requerirá de quórum de participación mínima, por lo que la reforma quedará aprobada definitivamente si hay más ‘Síes’ que ‘Noes’, y rechazada si sucede lo contrario.

La Cámara de los Diputados y el Senado ya aprobaron esta ley el pasado año en cuatro lecturas, ya que exige cambiar tres  artículos de la Carta Magna italiana.

LAS RAZONES DEL ‘SÍ’

La reforma ha sido defendida históricamente por el gubernamental Movimiento 5 Estrellas (M5S), que se ampara en una necesaria reducción de los costos de la política y una mayor eficiencia de las instituciones.

La formación antisistema argumenta en su blog que «Italia tiene un parlamentario por cada 63.000 habitantes, la proporción más alta de Europa».

«Con el ‘Sí’, el número se reducirá a 600, por lo que la relación en Italia será de uno por cada 100.000 habitantes, cercano al de Francia y Alemania», añade.