AGENCIA EFE/ La demanda de bienes duraderos en EE.UU., consecuencia del aumento del ahorro en las familias por las políticas de estímulo fiscal y de la reducción del gasto en servicios, es la principal causa detrás de la elevada inflación en el país, la más alta en casi cuarenta años.

«EE.UU. adoptó la respuesta fiscal más drástica del mundo y está viviendo una inflación acorde con ella», dijo en una entrevista con Efe el profesor de Economía de la Universidad de Duke Connel Fullenkamp.

Pese a que la subida de los precios responde a múltiples factores, varios economistas coincidieron en señalar que el principal detonante es la demanda de bienes por parte de los consumidores, que a su vez repercute en la crisis de suministros y la escasez de oferta y mano de obra.

Según el economista, las generosas ayudas otorgadas por las administraciones del ex presidente Donald Trump (2017-2021) y del mandatario actual, Joe Biden, a familias, empresas y desempleados han servido para aliviar las dificultades de mucha gente y han permitido también a muchos acumular ahorros que ahora están gastando.

«Muchos hogares recibieron más de lo que necesitaban y todavía se lo están gastando, lo que mantiene la demanda disparada y, a su vez, agrava los problemas en la cadena de suministros. Durante la pandemia, los ahorros de los estadounidenses subieron en 2,5 billones de dólares», explicó el profesor.