AGENCIA EFE/  La Fiscalía española solicitó este martes a un tribunal la suspensión inmediata del tercer grado penitenciario a seis de los nueve líderes catalanes encarcelados por el intento secesionista ilegal de 2017.

La concesión del tercer grado -que supone en la práctica un régimen de semilibertad- fue aprobada este mes por el Gobierno regional catalán, que tiene competencias en Justicia.

Esa decisión crea una «total sensación de impunidad» y generaría «desigualdad en la aplicación de la ley», señaló la Fiscalía Provincial de Barcelona en su solicitud al tribunal de vigilancia penitenciaria.

La Fiscalía sigue estudiando los casos de los otros tres condenados antes de decidir si recurre su tercer grado penitenciario.

Los nueve, entre ellos el ex vicerpesidente del Gobierno regional catalán, Oriol Junqueras, fueron condenados en octubre del año pasado a penas de entre 9 y 13 años de prisión por el proceso secesionista de octubre de 2017.

Los nueve habían sido detenidos en noviembre de 2017 y estuvieron en prisión preventiva hasta el juicio para evitar el riesgo de fuga, después de que el entonces presidente del Gobierno regional catalán, Carles Puigdemont, y otros miembros de su administración huyeron a países europeos.

El tercer grado supone acudir a la cárcel a dormir de lunes a viernes, y los nueve condenados ya disfrutan de esas ventajas desde el pasado 17 de julio.