AGENCIA EFE/ Las inundaciones y deslizamientos provocados por las lluvias de la tormenta tropical Iota, que se fortaleció en el Mar Caribe, han derivado en una emergencia en Cartagena de Indias, la meca del turismo de Colombia, que tuvo que decretar estado de calamidad pública.

Varias familias y comunidades se han visto fuertemente afectadas por este fenómeno, que ha obligado a las autoridades colombianas a habilitar espacios deportivos para trasladar a cientos de personas a las que se les brinda asistencia médica y ayuda humanitaria.

Ante esta contingencia el presidente de Colombia, Iván Duque, desplegó un operativo especial, en coordinación con el Sistema de Gestión de Riesgo, con 190 efectivos y más de 15 toneladas de ayuda para asistir también a quienes se encuentran incomunicados en el archipiélago de San Andrés, en Providencia.