Agencia EFE- La corte suprema de Brasil reanuda el jueves un explosivo debate que puede conducir a la liberación del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, a quien el actual mandatario ultraderechista Jair Bolsonaro prometió durante la campaña electoral que se “pudriría” en la cárcel.

Lea que así está el país: Crisis en Venezuela

El Supremo Tribunal Federal (STF) debe determinar si una pena de prisión tiene que empezar a cumplirse cuando es confirmada por un tribunal de apelación (segunda instancia), como sucede actualmente, o solo cuando el acusado agota todos los recursos disponibles.

Esto llego para quedarse: Noticias Guárico

Según organismos judiciales, una modificación de la jurisprudencia podría beneficiar a unos 5.000 condenados, incluidos algunas decenas detenidos en el marco de la operación anticorrupción Lava Jato, entre los que figura el exmandatario (2003-2010).

El líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT) y la izquierda local, de 74 años, purga desde abril de 2018 una pena de 8 años y 10 meses por corrupción y lavado de dinero. Fue declarado culpable de beneficiarse de un apartamento en un balneario del litoral de Sao Paulo (sudeste), ofrecido por una constructora a cambio de contratos en Petrobras.

El STF, de once magistrados, suspendió las deliberaciones el mes pasado con una ventaja de 4 a 3 para los partidarios del statu quo. Muchas cábalas prevén que se llegará a un resultado de 5 a 5, con lo cual la responsabilidad del desempate recaerá en el presidente del tribunal, Dias Toffoli.

Según algunas conjeturas, Toffoli podría proponer una vía intermedia: que las condenas se ejecuten solo a partir de la tercera instancia. En ese caso Lula permanecería preso, pues su veredicto fue ratificado por el Superior Tribunal de Justicia (STJ), el eslabón previo al STF (cuarta y última instancia).

Lula se declara inocente de todos los cargos y denuncia una conspiración para sacarlo de competencia en las elecciones de octubre pasado, en las que fue elegido Bolsonaro.

Durante la campaña, Bolsonaro, un excapitán del Ejército, enfervorizó a sus partidarios proclamando: «Lula: vas a pudrirte en la cárcel»