AGENCIA EFE/ La suspensión provisional del Movimiento Semilla, del presidente electo de Guatemala, Bernardo Arévalo de León, junto a la decisión del Congreso de desconocer a su bancada, abre una situación inédita en un traspaso de mando en el país centroamericano.

Se trata de «acciones sistemáticas orientadas a la desaparición de Semilla y anular el apoyo popular recibido en las urnas», expresó a periodistas en la noche del miércoles el diputado Samuel Pérez, jefe de la bancada.

El legislador calificó como «ilegal» la decisión del Tribunal Supremo Electoral del pasado 28 de agosto, un dictamen sin precedentes al suspender el partido del presidente electo.

Aunque el actual mandatario, Alejandro Giammattei, aseguró que existiría un traspaso de poder «ordenado», para que Arévalo de León asuma el próximo 14 de enero, la situación política no es favorable, como ha enfatizado la agrupación Semilla.

Este miércoles por la tarde, la presidenta del Congreso, Shirley Rivera, del partido del presidente Giammattei, decidió desconocer a Semilla por la orden del juez penal Freddy Orellana, emitida el pasado 12 de julio.

El juez Orellana, sancionado por el Departamento de Estado de Estados Unidos por «socavar la justicia» del país centroamericano, ordenó la cancelación de Semilla por un supuesto caso de firmas falsas en la creación de esta organización en 2018.

Las acciones contra el partido de Arévalo de León son para «acorralarlos y obligarlos a que negocien», aseguró el miercoles la diputada Sonia Gutierrez, jefa de la bancada legislativa Winaq, en reacción a la decisión del Congreso de desconocer a la bancada del presidente electo.

Desde que el académico progresista Arévalo de León avanzó al balotaje por la presidencia en las elecciones del 25 de julio, el Ministerio Público (Fiscalía) de Guatemala emprendió una persecución penal contra el Movimiento Semilla.

Arévalo de León, cuya principal promesa es erradicar la corrupción del Estado, ganó la Presidencia para el periodo 2024-2028 el pasado 20 de agosto con 2,5 millones de votos a su favor y superando por 21 puntos porcentuales a su rival, la ex primera dama Sandra Torres Casanova, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).