AGENCIA EFE/ El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, volvió a pronunciarse este miércoles en contra de los confinamientos y otras medidas para atajar la expansión del covid-19, al tiempo que se mostró a favor de remedios sin eficacia comprobada contra el virus.

En un acto celebrado en la ciudad de Chapecó, Bolsonaro ratificó sus argumentos contra las medidas que restringen la actividad económica para contener los contagios y dijo «lamentar todas las muertes», sin hacer mención a la marca de 4.195 decesos por covid registrada este martes en Brasil.

Con ese récord de muertes en 24 horas, el total de fallecidos por covid-19 llegó a casi 337.000, con 13,1 millones de casos, en un momento en que la pandemia está lejos de ser controlada en el país.

En su discurso, Bolsonaro insistió en que así como es preciso «cuidar la salud», también se deben «salvar los empleos» y enfatizó que, por esa razón, «jamás decretará un confinamiento nacional, como quieren muchos», ni permitirá que las Fuerzas Armadas «vayan a la calle para encerrar a la gente en su casa».

El mandatario se quejó de las críticas que le llegan a diario de la prensa y del campo científico. «Me dicen genocida», reclamó el líder brasileño, para agregar que «el enemigo no es el presidente», sino el virus.

«Creo en la ciencia, pero la ciencia muchas veces demora» y una sociedad «no puede quedarse encerrada en casa esperando a que llegue una solución del cielo», enfatizó.