AGENCIA EFE/ La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, alertó hoy sobre una «alarmante tendencia hacia la concentración de poderes» en El Salvador, después de que el Legislativo destituyera sin el debido proceso a magistrados de la Corte Suprema de Justicia y al fiscal general.

«Quiero recordar a todas las autoridades estatales la necesidad de cumplir con sus obligaciones de derecho internacional para restaurar el Estado de derecho y la separación de poderes», subrayó la expresidenta chilena en un comunicado.

Las recientes destituciones «socavan gravemente la democracia y el Estado de derecho», al debilitar la separación de poderes, agregó Bachelet.

Bachelet señaló al respecto que el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ratificado por El Salvador, estipula que los jueces solo pueden ser sustituidos «en caso de faltas graves de conducta o de incompetencia, de acuerdo a un procedimiento justo que asegure objetividad e imparcialidad«.

El cese es por tanto «una infracción de la ley internacional de derechos humanos y un ataque directo a la independencia judicial, clave para el funcionamiento democrático«, afirmó la alta comisionada.