VENEZUELA/ Al menos dos jóvenes muertos y otros tres heridos dejó un ataque armado perpetrado por desconocidos que dispararon contra un grupo de muchachos que departía en un barrio del departamento colombiano del Chocó, fronterizo con Panamá.

El ataque a tiros ocurrió el martes por la noche en el barrio San Vicente y producto del mismo «fallecieron 2 jóvenes», según informó hoy el Hospital San Francisco de Asís, el principal de Quibdó, la capital departamental.

La información agregó que «tres mujeres ingresaron al hospital producto de heridas causadas por arma de fuego en San Vicente y se encuentran fuera de peligro».

Igualmente precisó que se mencionó que otra niña había fallecido pero, dice el comunicado del hospital, «hasta el momento las autoridades y fuentes consultadas al interior del hospital niegan la versión que habla de su fallecimiento».

Las autoridades comenzaron la investigación para capturar a los responsables de este hecho violento en un departamento en el que hay fuerte presencia de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y la banca criminal del Clan del Golfo, así como de otros grupos de traficantes de cocaína y de personas.

El exministro Luis Gilberto Murillo, compañero de fórmula vicepresidencial de Sergio Fajardo (Coalición Centro Esperanza) lamentó lo ocurrido en Quibdó.

«La situación de seguridad está desbordada en el Pacífico ante la nula mirada del Gobierno Nacional. Esto no se puede permitir», escribió en redes sociales el exministro de Medio Ambiente, quien es oriundo del Chocó y fue gobernador regional.

Habitantes de Quibdó habían denunciado hace unos días la circulación de panfletos en los que intimidaba a la población por presuntas retaliaciones debido a enfrentamientos entre bandas locales que se disputan el control de zonas de la ciudad para delinquir.

Según las cifras, en lo que va de este año ya se han registrado al menos 67 homicidios en el Chocó.

Organizaciones sociales y la Iglesia católica han denunciado constantemente que el departamento del Chocó, el más empobrecido de Colombia, y otros municipios de su vecino Antioquia, viven una grave crisis social debido al abandono estatal, el poco avance en la implementación de la paz y la persistencia del conflicto armado