800NOTICIAS.COM/ Las medallas fueron anunciadas como las más sostenibles jamás producidas.

Para igualar el espíritu festivo de los primeros Juegos Olímpicos de América del Sur, los funcionarios de Brasil, el país anfitrión de los juegos de 2016 en Río de Janeiro, se jactaron de que las medallas que colgaban del cuello de los atletas en el podio de los ganadores también eran una victoria para el medio ambiente: El oro se produjo sin mercurio y la plata se recicló a partir de placas de rayos X y espejos desechados.

Cinco años después, la refinería que proporcionó el oro para las medallas, Marsam, está procesando oro que finalmente compraron cientos de conocidas empresas estadounidenses que cotizan en bolsa, entre ellas Microsoft, Tesla y Amazon, que están legalmente obligadas a obtener metales de manera responsable en un industria plagada durante mucho tiempo por preocupaciones ambientales y laborales.

Pero una revisión exhaustiva de los registros públicos realizada por The Associated Press encontró que la empresa con sede en Sao Paulo procesa oro para un intermediario acusado por los fiscales brasileños de comprar oro extraído ilegalmente en tierras indígenas y otras áreas profundas en el Amazonas, y comparte vínculos de propiedad con él.

“La gente sabe de dónde viene el oro, pero no se molestan en retroceder mucho en la cadena de suministro porque saben que entrarán en contacto con todo tipo de actividad delictiva”.

Al igual que los afluentes marrones y negros que alimentan el río Amazonas, el oro extraído ilegalmente en la selva tropical se mezcla en la cadena de suministro y se fusiona con oro limpio para volverse casi indistinguible.