EL TIEMPO/ El empresario colombiano Álex Saab, que enfrenta cargos por presunto lavado de dinero en Estados Unidos, se reunió con agentes de inteligencia del país norteamericano y dio información sobre el Gobierno de Nicolás Maduro antes de ser detenido en Cabo Verde.

Así quedó plasmado en el indictment del Profesor Bruce Bagley quien está listo aceptar cargos de lavado el próximo 16 de noviembre en EE.UU. y señalar a los cómplices colombianos de esta megaoperación.

El prestigioso profesor, experto en temas de narcotráfico y paramilitarismo, va a declarar quiénes fueron los aliados colombianos de la operación por la que también deberá responder Saab.

El diario El Tiempo accedió de manera exclusiva al documento donde se señala que entre los trabajos que le aceptó Bagley a Saab se encontraba reunirse en Colombia con el barranquillero y su hijo, con el fin de ayudar a este último con su solicitud de visa estadounidense.

“El Dr. Bagley viajó a Colombia y consultó en la Embajada varias veces como parte de este trabajo. Aunque finalmente se le negó la visa estadounidense al hijo debido a preocupaciones sobre las conexiones de la familia Saab con el gobierno hostil de Venezuela, el Dr. Bagley esperaba que le pagaran por sus esfuerzos profesionales”, se lee del documento confidencial al que accedió el diario colombiano.

Otro de los trabajos que realizaron juntos fue una consultoría para un negocio que Saab tenía en Guatemala. El hoy preso en Estados Unidos quería la opinión del profesor sobre la evaluación de riesgos, así como también información sobre la política local en ese momento.

“El Dr. Bagley aceptó el trabajo. Se entendió que su tasa de pago continuaría siendo de $ 1.000 por hora y que debería limitar sus horas a 20 por mes. Posteriormente, Saab también solicitó que el Dr. Bagley recibiera dinero adicional en Estados Unidos, que luego enviaría a la empresa. El propósito del dinero adicional era pagar a los abogados de Saab en Estados Unidos que estaban asesorando a Saab y acompañándolo a reuniones con el gobierno de Estados Unidos, durante las cuales Saab brindó información sobre el gobierno de Maduro”.

El Tiempo ya había revelado los intentos de Saab por entregar información sobre el régimen; sin embargo, estos fueron fallidos. Incluso, el gobierno de Maduro terminó enterándose. Eso explica por qué de manera coordinada y conjunta, tanto la defensa de Saab como el régimen de Maduro, desplegaron todo tipo de mecanismos para que no fuera extraditado. El diario conoció que por esas reuniones se está investigando a dos agentes de la DEA y a dos abogados que ejercen en Estados Unidos.

Fuentes federales le dijeron a El Tiempo que en este momento no hay ningún tipo de acercamiento o negociación.

El caso de Bruce Bagley precipitó estocada a Saab

El profesor universitario de Miami se convirtió en la pieza clave dentro de la investigación que permitió cerrarle el cerco al empresario Alex Saab en Estados Unidos. Bagley fue capturado a finales del año pasado por alternar sus cátedras académicas sobre lavado de activos con operaciones que le habrían permitido a Saab blanquear US $2,5 millones cuyo origen fue Venezuela.

La sorpresiva detención fue en noviembre, cuando Bagley declaró que era inocente y que una corte de Nueva York había entendido todo mal. Pero en las cuentas bancarias de Bagley, los millonarios movimientos que recibió desde Suiza y en Emiratos Árabes Unidos, lo delataron. Quedó incluso el rastro de al menos USD 250.000 para su beneficio. Este porcentaje corresponde al 10 por ciento de los fondos que ayudó a blanquear y transfirió a las cuentas de «otro conspirador» -según el indicment- para ocultar la naturaleza, la fuente y la propiedad de los fondos.