AGENCIA EFE/ El Ejército de Israel y las milicias palestinas de Gaza realizaron ataques en la escalada bélica de mayo «que violaron las leyes de la guerra y aparentemente equivalen a crímenes de guerra», aseguró hoy la ONG Human Rights Watch (HRW), que subrayó «la necesidad» de que la Corte Penal Internacional (CPI) lo investigue.

«Las fuerzas israelíes llevaron a cabo ataques en Gaza en mayo que devastaron a familias enteras sin ningún objetivo militar aparente», declaró Gerry Simpson, director asociado del departamento de crisis y conflictos de HRW, que hizo una investigación al respecto.

La ONG denuncia que los grupos armados palestinos -alas militares de los movimientos islamistas Hamás y Yihad Islámica- «cometieron también ataques ilegales, lanzando más de 4.360 cohetes y morteros no guiados hacia centros de población israelíes«, violando el veto de realizar «ataques deliberados o indiscriminados contra civiles».

Durante la última ola de violencia de once días -la peor desde 2014- Israel cometió tres ofensivas «que mataron a 62 civiles palestinos» en puntos «donde no había objetivos militares evidentes en las inmediaciones», aseguró HRW.

Según detalló, uno de los ataques fue el 10 de mayo -día en que estallaron las hostilidades-, cuando «un misil guiado por Israel cayó cerca de cuatro casas» de una misma familia en la urbe de Beit Hanoun, provocando la muerte de ocho civiles, incluidos seis niños.