VENEZUELA/ En Venezuela la escasez y el alto costo de los medicamentos significan un drama para la salud en general, en este sentido los métodos anticonceptivos no son la excepción.

«El tema de la salud y la protección sexual en las mujeres se ha convertido en algo cuesta arriba para muchas«, expresa Keylilú Fuenmayor, abogada y Coordinadora de Campañas de la organización.

«El acceso a los anticonceptivos se ha vuelto muy difícil y agrava la situación, en especial en estos momentos por la cuarentena».

En la última medición realizada entre los días 12 y 13 de junio se observó un aumento del 45% en el precio promedio de las pastillas anticonceptivas, las cuales se ubicaron entre 1.284.000,00 y 3.132.000,00 bolívares en las farmacias consultadas.

Por su parte, el costo de los anticonceptivos inyectados se ubica entre 565 mil y un millón 500 mil bolívares, lo que representa un incremento del 7% de acuerdo a la quincena anterior. 

En relación a los preservativos masculinos el costo actual de una caja se ubica entre los 380 mil y 574 mil bolívares en promedio. Su disponibilidad sigue siendo variada en las farmacias de la ciudad. 

El condón femenino aún sigue desaparecido, pues este método de protección no se encuentra disponible en ninguna de las farmacias consultadas.

«En general hay un problema grave con el acceso a los métodos anticonceptivos, pues a la escasez se suma el alto costo de los mismos», apunta Fuenmayor.

No hay de dónde escoger

Otro aspecto que se observó es que en varios establecimientos solo hay disponibilidad de las tres principales marcas comerciales de pastillas anticonceptivas o sus equivalentes hormonales.

Este método junto al DIU (dispositivo intrauterino) son las opciones mas costosas. El primero tiene un precio que ronda casi los 25 millones de bolívares, mientras que el segundo presenta un costo entre los 19 y 21 millones de bolívares.

El reporte revela que en las cadenas de farmacias consultadas «el dispositivo intrauterino experimentó un aumento entre el 10% y el 20%«, esto con respecto a la quincena anterior. 

«Son métodos que aún cuando son muy eficaces, para el bolsillo de las mujeres es casi imposible su compra», acota Fuenmayor.

Por su parte se hace notar que «la pastilla de emergencia de una tableta, sigue desaparecida de los anaqueles». 

«La presentación de dos tabletas sí se encuentra disponible en las tres cadenas de farmacias visitadas durante la semana», apunta el informe.

Por tradición el método anticonceptivo más utilizado es el de las pastillas, sin embargo por los resultados obtenidos, la preocupación ante el tema de la prevención de embarazos no se hace esperar.

«Tengo casi tres meses sin poder comprar las pastillas. Lo que gano no me alcanza para comprar la marca que uso porque el precio está por las nubes», comenta una joven consultada quién prefirió no identificarse