VENEZUELA/ El número de migrantes que envían remesas a sus familias en Venezuela bajó de 59 %, en 2021, a 49 %, en 2022, de acuerdo con la Encuesta de Condiciones de Vida, presentada por la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas (UCAB), cita La Voz de América en un reportaje.

Según el testimonio de Omaira Manrique a la VOA desde el pasado mes de marzo, su hijo radicado en Colombia dejó de enviarle remesas.

«Mi hijo me remitía, prácticamente, todos los meses. Después empezó a remitir cada dos meses, y desde marzo ya no me giró más», dijo la mujer de 79 años.

El estudio de la UCAB revela que más de la mitad de los que continúan enviando remesas lo hacen una o dos veces por mes, pero la cantidad de dinero que pueden entregar también ha bajado.

Sobre esta situación, dio fe Carlos Pérez, de 66 años, cuyo hijo en Perú lo apoya económicamente.

Aseguró a la VOA que con las remesas que recibía su familia, cubría la mitad de los gastos de la casa: mercado, servicios y el colegio de su hija pequeña.

Las remesas para Venezuela representaron 5 % del Producto Interno Bruto del país en 2021.

Una cifra que aún está lejos de igualar a naciones como Guatemala y El Salvador donde las remesas alcanzaron entre 15 y 25 % de la actividad económica del año anterior.