VENEZUELA/ La economía venezolana, y las políticas que se aplican en la materia, requieren un giro de 180 grados de acuerdo al economista, José Manuel Puente; de lo contrario el patrón que se ha repetido desde hace siete años se mantendrá: recesión, hiperinflación y devaluación.

«El plan de estabilización que requiere Venezuela para su economía, para evitar la devaluación y recuperar crecimiento, requiere de ayuda financiera internacional en grandes volúmenes», comentó.

Pero, ¿por qué se devalúa la moneda nacional? Puente explica que el factor fundamental se debe al dinero inorgánico o brecha fiscal, y el diferencial de inflación entre los precios en bolívares y el tipo de cambio, genera una brecha que hace que el tipo de cambio se aprecie y sea inevitable la caída del bolívar.

«Estamos metidos en un problema complejo, porque es un problema de política económica y política política, para el cual se requiere un liderazgo con credibilidad, que acuda a los mercados a buscar ayuda financiera y pueda instrumentar un programa de estabilización coherente».

El especialista acota que el Banco Central de Venezuela posee una cifra de reservas internacionales calculada en $ 6.500 millones, «no tiene dólares para defender su política cambiaria (…) el gobierno no tiene dólares para liquidar al aparato productivo y satisfacer la demanda».

«Seguirá un círculo vicioso entre devaluación, inflación, inflación, devaluación y pérdida de la capacidad de compra de la población», recalcó.

La sugerencia es que el BCV retome sus funciones y autoridad dentro de la economía, porque «quien fija el tipo de cambio no es el banco central, sino diversas páginas en Internet».

Para eso requiere capacidad técnica y reforzar las reservas internacionales, para hacerle frente a las necesidad de divisas del mercado.