VENEZUELA / Después de casi ocho años de descalabro económico en Venezuela, caídas interanuales de su Producto Interno Bruto (PIB) de entre 20 y 30 puntos perdiendo, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el 87% de los bienes y servicios que producía hace ocho años. En este 2021 ha habido una desaceleración que, según el economista Jesús Casique, podría ser de –1%. Pero las proyecciones se presentan mejores para 2022, porque de acuerdo a estimaciones de 29 firmas financieras el PIB podría crecer 4,3% el próximo año, según informó el profesor de la Universidad Metropolitana de Caracas, Hermes Pérez.

“La buena noticia es que parece que tocamos fondo, la mala noticia es que esa recuperación de crecimiento no obedece a que se tomaron un conjunto de medidas económicas de forma coherente. Obedece más bien a un crecimiento espontáneo por la resiliencia de los empresarios y de los venezolanos que nos mantenemos en el país. También por una dolarización desordenada, la flexibilización del mercado cambiario que han hecho que no haya controles de precios. Todo eso influye en el rebote económico que estamos viendo”, destacó Pérez.

El economista, Jesús Casique, sostiene que aunque el presidente Nicolás Maduro diga que este será el primero de crecimiento económico desde que tomó el poder, la realidad es totalmente distinta. “El próximo año habrá es un rebote estadístico, es decir, será positivo, puede estar en 5,3%, pero seguiremos en el foso. Para que Venezuela se recupere a los niveles que tenía en 2012 van a tener que pasar unos 16 años”, exclamó.

El destacado economista acotó que en el año 2012, el PIB de Venezuela era 352 mil millones de dólares, actualmente, según cifras del FMI es de 42 mil millones de dólares, una caída estrepitosa. “Eso fue el gran daño que le produjeron las medidas que tomó Jorge Giordani cuando era ministro de Planificación del gobierno de Hugo Chávez, porque impulsó una política de expropiaciones y confiscación al sector privado”, agregó.