VENEZUELA/ En junio de 2023, la tasa de inflación mensual registró un incremento del 8,5%, en comparación con el 7,6% de mayo. Además, la inflación anualizada y acumulada alcanzó un 429% y 100,8%, respectivamente. Estos datos revelan la persistencia del proceso inflacionario a pesar de los esfuerzos por estabilizar el tipo de cambio.

Dentro de los diferentes rubros, los servicios experimentaron un aumento del 19,5%, impulsado principalmente por el incremento en los precios de la electricidad, telefonía y aseo urbano. El sector del transporte tuvo un alza del 9,1%, la educación un 8,0% y los alimentos un 7%.

Durante junio, el tipo de cambio del bolívar en comparación con el dólar registró un incremento del 6,5%, mientras que la base monetaria creció un 12,4%. Estos datos sugieren que la expansión monetaria llevada a cabo por el Banco Central de Venezuela está generando presión en el tipo de cambio y, en consecuencia, en los precios.

Los agentes económicos están buscando deshacerse de la moneda nacional debido a los efectos de la inflación pasada y a las expectativas de una futura devaluación del bolívar.

Es relevante destacar que estos aumentos de precios se producen en un contexto en el cual los salarios y las pensiones del sector público se han mantenido congelados en términos nominales, lo que implica una disminución significativa en los salarios reales.