VENEZUELA/ El consumo de plástico en Venezuela ha caído en los últimos años producto de factores como la importación y la falta de materia prima, pasando de unas 100.000 toneladas mes a solo 25.000, una contracción de 75%.

El presidente de la Asociación Venezolana de Industrias Plásticas (Avipla), Khalil Nasser, rescató que aunque es difícil el desarrollo de nuevos productos, hay una gran cantidad que puede sustituir a otros.

«Hay una alta capacidad instalada de 100.000 toneladas mensuales, que no lo estamos haciendo ahora», dijo el dirigente gremial.

Refirió que el sector está trabajando entre el 5 y 10% de su capacidad, siendo amenazado además por el ingreso de productos terminados sin pagar aranceles, «cuando se puede producir aquí».

Asimismo, dijo que la asociación que reunía 1.200 empresas contabilizadas en el 2007, actualmente tiene un escenario de casi la mitad de ellas paralizadas y cerradas, lo que refleja que de 60.000 empleos formales se han perdido 40.000 puestos de trabajo, lo que significa una disminución de 66,6% de la fuerza de trabajo.

Esto, de acuerdo a un estudio que realizó la asociación y del que indicó que los estados Aragua, Carabobo y Miranda tienen el 70% del potencial de producción.

En este sentido, mencionó que se han abierto actores emergentes que permiten cumplir con producciones de menores cantidades y sustituyen a las grandes empresas que tienen altos volúmenes.

Nasser apuntó que las mayores debilidades que tiene la industria son el deterioro de la demanda y comercio, éxodo de especialistas, renovación tecnológica, impuestos fiscales y la merma del flujo de caja.

Añadió así que el sector cuenta con muy poca disponibilidad de materia prima nacional cuando antes se cubría la demanda, no obstante, ahora más del 80% de los insumos tienen que importarlo.

Finalmente, Nasser, insistió que la implementación errada de las políticas públicas y el plan 7+7 que dijo «no está teniendo efecto», seguirá la merma del sector que en comparación con otros países, la industria se mantiene como uno de los más activos por su transversalidad.