VENEZUELA/ Las industrias dedicadas al ramo del área química y petroquímica en Venezuela están trabajando por debajo del 20 por ciento de su capacidad instalada, según informó el presidente de la asociación que agrupa a ese sector, Alvaro Silva.

El dirigente empresarial precisó que este ha sido el comportamiento de la industria en los últimos años, debido a la contracción que ha sufrido su mercado, y por la disminución del poder adquisitivo de los ciudadanos.

El presidente de la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica, señaló que la industria se mantiene en desventaja con los productos terminados importados que ingresan al país, porque estos no cancelan una serie de impuestos a los que sí están obligados los nacionales.

Silva explicó que los productos importados, además de estar exonerados del pago de los aranceles, tampoco cancelan impuestos municipales entre otras obligaciones.
Con esto no solo se perjudica a la industria, sino también a los trabajadores y al fisco nacional.

Refirió que en algunos de los subsectores químicos, como higiene del hogar, desinfección y hasta lubricantes, la presencia de productos importados en el mercado supera el 50 por ciento de los nacionales, en condiciones de competencia desigual.
En su opinión, esto pone en grave peligro la sustentabilidad operacional de la industria nacional y el mantenimiento del nivel de empleos.

Comentó que algunas empresas ya han comenzado a cerrar, porque no aguantan la competencia desleal de los productos importados.

Silva aclaró que no se está planteando la prohibición de los productos importados, solo que piden que paguen los impuestos como el resto de las empresas nacionales y que cumplan con las normativas de calidad.


De esta manera se podrá competir en igualdad de condiciones.