VENEZUELA/ Armando Chacín, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela –Fedenaga-, destacó que “la dolarización logró que el rebaño nacional tuviera un repunte de entre 7 u 8 % y estimamos estar en  casi 11 millones de animales”.

Asimismo resaltó que el desabastecimiento observado en años anteriores se logró controlar en 2021. “En ningún momento se notaron carnicerías sin productos”.

“Mataderos internacionales marcaron alrededor de 6 kilos, yo creo que los hemos rebasado, en la matanza creo que estamos alrededor de 10 kilos de carne de res, de bovino entre búfalo y vacuno, en otras especies debemos estar sobre 26 kilos de carne al año per cápita”, precisó en entrevista con María Isabel Párraga en el programa A Tiempo de Unión Radio.

“Estamos aquí todavía produciendo alrededor de 45 % de la carne y 40 % de los lácteos que se necesitan anualmente”, detalló.

Agregó que ahora hay consumo, “nadie ha reportado que no hay carne o lácteos, el tema de la oferta y la demanda está funcionando perfectamente bien en los precios”.

Ratificó que los precios bajan y cuando hay necesidad vuelven a subir, creemos que el mercado está funcionando  excelentemente bien”.

No obstante, señaló que lo que más preocupa al gremio es que para crecer hace falta más seguridad jurídica. “Preocupa cuando el  Presidente de la República hace un anuncio de un millón de hectáreas para Irán y en Barinas tenemos productores agropecuarios que les encerraron el ganado en los corrales y un grupo de invasores de oficio, no le dejaron ni comer ni beber agua, atentando contra la seguridad agroalimentaria”.

“Estamos a la espera de que el gobierno nacional se pronuncie, es ilógico que cuando no hemos resuelto el tema del conflicto de tierras en Venezuela, busquemos más ingredientes para agravarlo. Hacemos un llamado  al Ejecutivo nacional para que discutamos el asunto”, enfatizó.

Combustible

En cuanto a la escasez de combustible, señaló que existen algunos estados con graves problemas de suministro. “No estamos pidiendo combustible para bachaquear, ni para pasarlo a otros países, lo estamos pidiendo para producir alimentos que se necesitan”.

Advirtió que los productores pagan el combustible a precios internacionales, pero “es inviable y no hay manera de que el consumidor final no se resienta”.

Agregó que otro punto es la falta de financiamiento para el sector, pero apuntó que igualmente es “inviable”. “Hay un sensación de que hay crecimiento y mejora económica, muchos productores agropecuarios hicieron esfuerzos con sus pequeños ahorros para crecer, pero ya nos quedamos sin pulmones”.

Anunció que esta semana se reunirán con autoridades del ministerio de Agricultura y Tierras y de Relaciones Exteriores con el tema de seguridad que hemos avanzado bastante bien”.

Asimismo conversarán sobre el tema del millón de hectáreas de tierras que el Ejecutivo ofreció a Irán.

Sobre las Zonas económicas Especiales –ZEE– puntualizó que se requiere llevar el ganado a otros estados para la matanza y no vemos cómo resolver este problema y cómo vamos a ser afectados, “Hay un desequilibrio entre un estado y otro”.

“El tema de las ZEE lo estamos analizando con profundidad, pero creemos que no va a ser completamente beneficioso para todos los productores agropecuarios, creo que todo el país debería ser una zona especial en el tema económico”, remató.