VENEZUELA/ Como un paso en el camino correcto, pero que resulta insuficiente, dijo Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras, al comentar la decisión del Banco Central de Venezuela, descontar 30 billones de bolívares semanales en el marco de una reforma del encaje legal, para facilitar el financiamiento.

El líder del empresariado privado nacional, estima que aún cuando se ha registrado una reducción del aparato productivo nacional, este monto anunciado si bien aliviará la situación de la banca, pero resulta muy poco para las necesidades de la economía, sobre todo después de tanto tiempo sin financiamiento.

Recuerda que con la medida aplicada en materia de encaje por parte del instituto emisor, impidiendo a la banca cumplir con uno de sus principales objetivos, como es el crédito bancario, se produjo un daño tremendo al aparato productivo nacional, ya que muchas empresas recurren a la banca para resolver algunos problemas de flujo de caja.

Insistió en que siguen siendo cantidades pequeñas para la realidad, el drama que sufre la economía y sobre todo la sociedad venezolana, aseguró.

Proponen salario vital

Por otra parte, Cusanno propone  la idea de implementar en el país un “salario vital” a través de los mecanismos formales,  que permita los venezolanos cubrir sus gastos básicos de acuerdo a la realidad del mercado.

Explicó que no se trata de elevar el salario mínimo, es una discusión de otro tipo, es una ayuda por un tiempo determinado, por un monto que habría que determinar.

Expresa que este es un tema cuya solución  pasa por un acuerdo político entre todos los factores del escenario nacional, porque se necesita una rigurosa contraloría de los fondos, y es necesaria  una importante madurez política.