VENEZUELA/ El presidente del organismo, Carlos Fernández, affirmó que «el principal problema económico del país es la insuficiencia del ingreso de los trabajadores»

Fedecámaras saludó este jueves el buen trabajo y la buena disposición de la ministra de Comercio saliente, Dheliz Álvarez. Al nuevo ministro, Antonio Morales, le solicitó «un enfoque distinto» e indicó que la prioridad uno debe ser el control de la inflación y el estímulo de la oferta y la demanda.

Carlos Fernández, presidente de Fedecámaras, indicó que no es solo la restricción de liquidez, sino las políticas para mayor producción y consumo. Eso pasa por proteger la inversión privada, abrir nuevos sectores y acceso a divisas. Instó a la devolución de activos, predios agrícolas, cese de invasiones.

El ritmo de devolución «es muy lento», enfatizó en entrevista con Unión Radio. Recomendó reglamento, ley o decisión general del ejecutivo que facilite esos procesos.

Es perentorio ampliar la oferta crediticia, y sobre esto «hay una buena noticia». Es urgente la flexibilización laboral para que el sector privado pueda remunerar mejor a sus trabajadores, razonó. «Se deben permitir esquemas más flexibles», con regímenes distintos y en algunos casos reformas legales.

En materia salarial dijo que hay una discusión pero «no hay los elementos suficientes para determinar una cantidad» y adelantó que en el tercer foro social, en este mes de enero en Margarita, podría haber un acuerdo, incluso superior a los 50 dólares. «Estamos en sesión permanente», aseveró. «El principal problema económico del país es la insuficiencia del ingreso de los trabajadores».