VENEZUELA/ El presidente de la Confederación de Asociaciones de productores agropecuarios de Venezuela. (Fedeagro), Celso Fantinel, explicó que la falta de diésel sigue afectando la producción de alimentos en el país y, en este sentido, detalló que hacen falta 12.000 litros diarios del carburante para llevar a cabo el ciclo de siembra norte-verano que debió iniciar el 1° de noviembre.

“Con los rubros norte-verano como el ajonjolí o el frijol verde de exportación, apenas llevamos un 10% de una superficie que se pudiera alcanzar a una siembra de más de 100.000 hectáreas en el estado Portuguesa. Ni siquiera llevamos 10.000 hectáreas”, señala el dirigente gremial.

Fantinel destacó que los rubros que se siembran en este ciclo no resisten un periodo de constantes lluvias, por lo que el proceso tuvo que paralizarse una semana. Además manifestó que “los productores tienen miedo de hacer una inversión en diésel para la cosecha, la cual se estima en 500 o 600 dólares por hectárea según el rubro”.

-Harina y hortalizas para las hallacas –

El máximo representante de Fedeagro aseguró que existe suficiente harina de maíz y las hortalizas para preparar las hallacas en esta Navidad

“Se viene la Navidad, y podemos asegurar un suministro suficiente de hortalizas para hacer las hallacas, los almuerzos y las cenas navideñas. Igualmente, produjimos suficiente maíz para las hallacas y las arepas”, señala Fantinel, quien, sin embargo, resaltó que el consumo de hortalizas se ve afectado por la falta de poder adquisitivo del venezolano.

Muchos productores sembraron zanahoria, y ahora tenemos una sobreproducción. Por eso, un saco de zanahoria de 60 kilos cuesta entre 5 y 8 dólares, cuando el precio debería oscilar entre 45 a 50 dólares. Eso es lo que hace es quebrar al productor”, aseguró preocupado por los avatares del mercado nacional.

Sobre las expectativas para el abastecimiento de alimentos en el año 2022, señaló que la producción de maíz puede seguir incrementándose, pero ello dependerá de la solución de factores críticos, como el acceso a crédito bancario y, por supuesto, al combustible.

Estamos comprando los insumos, semillas, fertilizantes y agroquímicos. Hay poco inventario que quedó en el país. Además, el arroz necesita también comercialización”, puntualizó.

El presidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela. (Fedeagro), Celso Fantinel, espera que, en el año 2022, el sector pueda producir el 80 % de los alimentos que se consumen el país.

Sin duda, una meta ambiciosa.