VENEZUELA/ Sobre la pretensión del régimen de Maduro de continuar engañando con propaganda estafadora, para atraer a empresarios privados y extranjeros, para que inviertan en el país, a través de una supuesta Ley Orgánica de zonas Económicas Especiales, que es completamente estatista, alertó el diputado por el estado Bolívar José Ricardo Salazar, ante la plenaria de la Comisión Delegada.

Así lo manifestó el diputado legislador en un punto de información, haciendo un llamado de atención a los empresarios, asegurando que en Venezuela no hay las condiciones para que se desarrollen estas áreas especiales desde el punto de vista económico, advirtiendo que esto es una gran farsa, que el país no está en condiciones, desde el punto de vista económico, porque el régimen lo ha destruido totalmente.

“Esta es una ley totalmente estatista, donde los que van a administrar estas zonas son los representantes de Nicolás Maduro y las decisiones que se tomen serán las del régimen. Los empresarios estarán pintados en la pared aportando solo sus capitales para  robarlos y expropiarlos. No hay garantía para que se pueda desarrollar cualquier tipo de inversión en el país”.

Indicó que no hay condiciones favorables de un entorno político y macroeconómico, el país sufre la inflación más alta del mundo, la liquidez monetaria utilizada como fuente de financiamiento del gasto público más alto de todos los países de Latinoamérica, además tiene la caída económica más pronunciada que puede haber.

Precisó que estar zonas económicas especiales están orientadas hacia áreas que fueron destruidas con ese caso del puerto libre de Margarita, la zona franca de Paraguaná, del Puerto de la Guaira, de la industria manufacturera del estado Carabobo y nuevamente con una supuesta inversión turística hacia la Isla La Tortuga, que no se conocen los estudios sobre el impacto ambiental que esta puede ocasionar.

Ratificó al sector privado y a los empresarios del país, que no podrá haber en el país un proceso de crecimiento y de recuperación económica, si antes no hay un cambio político que transforme este modelo “anacrónico en decadencia y fracasado” por uno que sea contemporáneo abierto y de visión al desarrollo del país. “Esto solo se logra cuando en Venezuela se recupere la democracia y la libertad”, dijo Salazar.