VENEZUELA/ El sociólogo especializado en opinión pública y técnicas de negociación, José Antonio Gil Yépes, director de Datanálisis, presidente de la asociación civil Centro Democracia,  opina que “desde 2019 el gobierno se ha intentado dar un viraje económico a medias e innecesariamente inconcluso hacia una recuperación, hacia una cierta diversificación de la economía, lo que implica las fuentes de empleos, fiscales y de divisas y eso es una redistribución pluralista del poder, pero muy limitado».

A su juicio, el modelo que actualmente se está aplicando en Venezuela “se sigue moviendo desafortunadamente en un escenario de cubanización”.

Explicó que ese leve cambio en materia económica se ha basado en una liberación de  precios, de cambio y de aranceles que recuperó el abastecimiento, pero que se vio obstaculizado por el encaje bancario. “Contribuyeron a bajar la inflación de un millón 600 mil a 690 % en 2022”

“Esa inflación sigue siendo la mayor del mundo todavía, con eso no puedes pedir prestado ni poder ahorrar en bolívares, la liquidez y la impresión de moneda nunca van a alcanzar y por eso la dolarización va a seguir avanzando”, agregó.

Créditos bancarios

Reiteró que para que ese modelo termine de cuajar en crecimiento y  bajar la inflación tiene que haber mucha más producción y no de petróleo. “La buena noticia es que Venezuela dejó de ser rentista”.

Considera que para que la recuperación siga avanzando “se debe ir reduciendo la sobrevaluación del bolívar, tenemos que acercarnos a la paridad cambiaria en unos Bs 8, 10 o 12 por dólar”.

Insiste en la eliminación o adecuación del encaje bancario pues “restringe el crédito lo que produce hambre al pueblo, evitando que la gente tenga trabajo porque no hay créditos para invertir y lo que más necesitamos que es producir alimentos no existe sin crédito bancario en todos partes del mundo”.