VENEZUELA/ El presidente de Conindustria, Luigi Pisella, reconoció que en reuniones con el Ejecutivo «cada vez hay menos diferencias» en cuanto a la gestión temas económicos, pero lamentó que algunos sectores extremos limiten los avances de estas reformas.

«Internamente, el Gobierno tiene sus problemas, tiene a sectores extremistas. A veces saben lo que están haciendo pero les cuesta ponerlo en práctica», comentó el dirigente gremial.

En referencia a los recientes cortes eléctricos que generan alarma, especialmente en el occidente del país, indicó que este problema «no es nuevo» y ya algunas empresas están preparadas para generar su propia energía.

Agregó que en este último trimestre, había mejorado el suministro eléctrico, pero estos nuevos planes de racionamiento podrían impactar la capacidad de producción; especialmente, si no se cumplen los horarios de corte establecidos.

«Nosotros nos vamos a mantener pase lo que pase», afirmó Pisella

El presidente de Conindustria reiteró que la producción nacional enfrenta una «competencia desleal» con los productos importados. «El decreto vence el 31 de marzo, esperamos que termine y paguen sus impuestos», dijo.

Por otra parte, señaló que la nueva ley de impuesto a las grandes transacciones es «sumamento perjudicial» para el sector. Estimó que la medida repercutirá, en algunos casos, entre 10 % y 12 % de incremento en los precios de los productos.

Pisella indicó que en este momento la industria venezolana trabaja a 27 % de su capacidad instalada, mientras que en otros países como Colombia se trabaja con el 82 %.