VENEZUELA/ Como era previsible el Banco Central de Venezuela (BCV) apretó el acelerador en la emisión de liquidez, por lo que el monto del circulante aumentó 10,75% en la semana de 30 de octubre, el mayor incremento desde el 22 de marzo.

La liquidez monetaria se ubica en 277.629.536 millones de bolívares y en las últimas tres semanas ha escalado 24,33%, convirtiéndose en uno de los factores que puede explicar el alza reciente en el mercado paralelo y el rally en las mesas cambiarias de la banca, como estímulo a la demanda.

El gobierno ha venido realizando algunos pagos a proveedores en bolívares y se propone, indican fuentes políticas, intensificar la estrategia de otorgamiento de bonos, especialmente a empleados públicos, pensionados y al sector militar, entre otros.

A pesar que la liquidez circulante en la economía alcanza un monto histórico superior a 277 billones de bolívares, expresada en divisas estadounidenses llega a 518.598.339 dólares, una cifra muy inferior al circulante en divisas. Para citar un ejemplo ilustrativo, las captaciones en moneda extranjera de la banca nacional fueron equivalentes a 724,9 millones de dólares al cierre de septiembre.

Con base en las cifras actuales, se estima que la liquidez monetaria podría cerrar 2020 en una cifra superior a los 450 billones de bolívares.

En lo que va de año, el aumento acumulado de la liquidez ha sido 516,7%, mientras que en términos anualizados la expansión es de 1.268,7%. A pesar de la aceleración de las últimas semanas, el alza de la liquidez ha sido ostensiblemente menor en 2020.

En términos acumulados, la variación entre diciembre de 2018 y el cierre de octubre de 2019 fue de 2.233,8% y en términos anualizados el alza fue de 9.578,9%.

El fenómeno de la desmonetización de la economía se sigue agudizando. La proporción de monedas y billetes en la liquidez monetaria es apenas 3,04% al 30 de octubre, cuando el parámetro normal debe ser superior a 15%.

El BCV ha contraído de manera muy severa la emisión de billetes desde que se estableció el estado de emergencia por la expansión de la pandemia de covid-19, aunque el problema de la escasez de efectivo se viene presentando desde hace más de dos años.

Se ha venido hablando de la ampliación del actual cono monetario con un billete de 500.000 bolívares, que resultaría completamente inútil considerando los niveles de hiperinflación que sigue presente en la economía.