VENEZUELA/ Nicola Furnari, presidente de la Asociación Venezolana de Agencias de Viajes y Turismo –Avavit-, señaló que decidieron alertar al país sobre las consecuencias de la nueva extensión de la prohibición de vuelos nacionales o internacionales hasta el 12 de noviembre.

“Ya estamos cercanos a los ocho meses y con la nueva extensión  del cierre de operaciones comerciales pues prácticamente estaríamos en ocho meses y medio, cercanos a los nueve meses sin actividades en todo el sistema turístico nacional cerrado y sin producir ningún ingreso y con los gastos regulares”, enfatizó

La Asociación Venezolana de Agencias de Viajes y Turismo (Avavit) alertó sobre el «quiebre inminente y cierre de operaciones definitivo» del sector, lo que pone en riesgo a 15.000 empleos directos y 60.000 indirectos, luego que el gobierno decidió prorrogar por 30 días más, hasta el 12 de noviembre, la restricción de vuelos comerciales, lo que significa que la industria llegará a 8 meses de paralización total.

La Avavit, en su comunicado dice que el cierre de las agencias tendrá un impacto muy fuerte en todo el sector turístico, que genera 300.000 fuentes de trabajo directas y 1 millón de empleos indirectos. El gremio sostiene que la mayoría de la fuerza laboral en el subsector de agencias de viaje son mujeres «sostenes de familias con años de servicio en el sector turismo».

El gremio de agencias de viaje recuerda que ha emitido diversas comunicaciones directas a las autoridades regulatorias con propuestas que permiten un reinicio seguro de actividades, como: apertura previa de las agencias a la reanudación de las operaciones aeronáuticas, inclusión del sector en los períodos de flexibilización en el contexto del plan 7+7, y reapertura de las oficinas del Saime, entre otras.

La situación del sector turismo en general es crítica. De acuerdo con un estudio realizado por Datanálisis, esta es una de las áreas de la economía que ha recibido un impacto «catastrófico» de la pandemia de COVID-19, no solo en Venezuela, aunque la situación local es prácticamente desesperada desde antes que apareciera el coronavirus.